miércoles, 1 de agosto de 2012

Ohhhhhh



Una editorial independiente de Argentina ha irrumpido en el mercado con un innovador concepto: un libro impreso con tinta que desaparece.
 


“El libro que no puede esperar” es una publicación de la editorial Eterna Cadencia, que llegó con el proyecto como una forma de promover a jóvenes autores, a los cuales si la gente no lee su primer lo libro, nunca van llegar a un segundo.

Los libros vienen sellados, y una vez que se quita el envoltorio de plástico y las hojas tienen contacto con el aire, la tinta comienza a “envejecer”. A partir de ese momento, los lectores tienen 60 días para leerlo, ya que transcurrido ese lapso, el texto se desvanecerá.
La pequeña editorial vendió su lote completo en un solo día, lo que demuestra que todavía hay vida en la palabra impresa.
“Esta vez tuvimos la garantía de que nuestros nuevos autores fueron leídos,” dicen.





Lo comprarías???? 

Ya estoy súper interesadaaaaaa!!!!!


12 comentarios:

Bibliotecari@, Andrea.- dijo...

Se ve maravilloso el espacio de la librería.

Digno de realizar varias visita.

Paseen por la galería de fotos.

Sublime!!!!

Anónimo dijo...

Encontré otros comentarios en la red:

http://www.jutiad.com/2012/07/crean-nuevos-libros-con-tinta-que-se-disuelve-con-el-tiempo/


"La librería y editorial Eterna Cadencia, junto a la agencia de publicidad Draft FCB, se han preocupado de un problema ocasionado por una práctica que mucha gente realiza: comprar libros y jamás leerlos, dejándolos abandonados en un rincón juntando polvo. Porque han ideado un proyecto llamado “E libr qu no p ede esper r” (El libro que no puede esperar), consistente en fabricar libros cuya tinta impresa se desvanece una vez que hace contacto con el aire, durando cerca de dos meses como legible, para luego desaparecer.

Los ejemplares vienen sellados al vacío, y una vez que los abrimos, comienza a correr la cuenta regresiva. La idea es obligar a la persona a leer el texto, en una imposición que a mucha gente le agrada ya que ellos mismos se obligan a “culturizarse”. El fin último de la iniciativa es promover a los pequeños y emergentes autores, ya que según se plantea, éstos no logran tener éxito ya que la gente compra sus primeros libros y jamás los lee, por lo que no compran sus segundas o terceras obras.

El primer ejemplar para poner a prueba este experimento se trata de la recolección de cuentos latinoamericanos “El futuro no es nuestro”, a cargo de Diego Trelles Paz, y según indican los gestores del proyecto, el público se ha visto bastante interesado en el formato, por lo que seguirán estrenando nuevos títulos basándose en este sistema de tinta que se degrada."

Marcelo dijo...

yo no porque no llegaria a leerlo jejejej

Anónimo dijo...

Seño Andrea, siempre trayendo novedades tan interesantes, pero a mi me gusta mucho volver a leer algo que me gustó, en este caso, si el libro me gusta mucho ¿¡Cómo hago!?, claro tengo la posibilidad de que el novel autor escriba otra cosa...pero saben las veces que volví a leer "Cien Años de Soledad". Andrea

"Nano" BARBERÁN ZANGARO dijo...

Interesante entrada. Muy buena info.

Luisa, la Dire dijo...

Ahhh Seño Andrea, qué delicia empezar el día con un artículo tan interesante y polémico.

Mi opinión personal es que la esencia del libro en papel radica en su permanencia. Para que lo leas, una y mil veces, y te acompañe en los distintos momentos de tu vida, resignificando en cada encuentro el mensaje que tiene para ofrecerte.

El arte efímero lo prefiero en el campo de la plástica!!

Martín dijo...

Un verdadero conflicto!!!

veronicaserdiuk dijo...

Ummmmmmm... si creo que lo compraría... pero sólo si tuviese la seguridad de poseer el tiempo y la tranquilidad para leerlo antes que se borre.
Creo que al no poder releerlo (por lo menos a largo plazo) haría que disfrutara da cada palabra, algo así como tomar plena conciencia del momento que estoy disfrutando con esa lectura; claro, si me atrapa, y si lo consigue, me da igual que se borre.
Mientas escribo esto me doy cuenta de que cada día tengo menos tiempo y tranquilidad para disfrutar d ela lectura, les pasa?

Bibliotecari@, Andrea.- dijo...

holaaaaaa, vero!!!


Totalmente de acuerdo, hago mías tus palabras. Me encantaría comprarlo y leerlo. Además, estoy pensando que haría después en las páginas vacías ( pues ya dejaron de ser simples hojas blancas), puro art attack, jajja jajjaj.

Y si me pasa, cada vez menos tiempo para mis lecturas ( es el colmo de la bibliotecaria!!!!)

Ale narradora dijo...

Sí lo compraría!

Qué buenísimo! Gracias Andrea! Besosososos

Escuela 25 DE 14 dijo...

Qué insólito!!!

Beatriz dijo...

Sumamente curioso,interesante.......pero no se puede releer.