jueves, 17 de noviembre de 2016

Muestra distrital en la Usina, día 1








J.L.B.:

_¿Sí? , hable, lo escucho.

     Escuelita 4:  _  ....puede ser el 17 y 18 de noviembre.

   J.L.B.:  _Mmmmm ¿en la Usina del Arte?

 Escuelita 4: _Sí, con los chicos de cuarto y sexto.



J.L.B.:_¡¡¡¡POR SUPUESTO!!!


***


J.L.B.:_Ya estoy listo.




El artista. Sr. Alberto Albini. Profesor de plástica de la escuela 4 D.E. 4

El stand antes de arrancar ...
***

                          Nos preparamos para los diálogos 



BORGES-OCAMPO




                                                       BORGES-SABATO

****



        Las primeras selfies



 

 Muy pronto la muestra en video





Primer día de muestra.  

  Nos vamos hasta mañana.







   *** Sigue entregando retratos de Borges
 nuestro artista, Rodolfo, de cuarto grado





5 comentarios:

Luisa, la Dire dijo...

Y vino nomás. Este Jorge Luis que no falla.
Les voy a contar lo que yo pienso: lo sedujo que fuera en la Usina, la belleza lo convenció. Y los laberintos. Y el infinito. Porque ese lugar tiene miles de puertas y escaleras. Te cruzabas con un stand y más tarde con otro, que eran como uno y al mismo tiempo decenas.
También tuvo que ver el sol amarillo, que lo fue guiando hasta su sitial. Y las letras doradas que decían ESCUELA 4.
Dijo muchas cosas, Jorge Luis. Algunas en secreto, a los chicos y grandes que se sentaron a su lado para sacarse una selfie. De esas jamás nos enteraremos.
A mí me confió que en el fondo llegó a disfrutar de este reencuentro con la gente, el bullicio, los objetos apilados, para sentirle el gusto después a la soledad y al silencio. Que pensemos en eso cuando nos abrumen los días sin fin...

Anónimo dijo...

Qué excelente experiencia, tanto para los chicos que participaron con tanto entusiasmo como para los docentes! Felicitaciones a todos los actores de este proyecto y, muy especialmente, a nuestra biblio Andrea que, como siempre, se lo puso al hombro con tanta responsabilidad y alegría, dejando reflejado todo lo que se trabaja en la 4, nuestra querida escuela.
Seño Mónica de sexto

Seño Rosana 6 grado dijo...

Un lujo y un placer haber participado de este proyecto. En primer lugar porque me vi en el aprieto de tener que bajar a Borges de un lugar inalcanzable para que lo alcancen los niños y en ese aprieto poder buscarle otros significados. La sensación que me provocó poder encontrar las palabras adecuadas para que mis peques pudieran captar la finalidad de "El fin", jamás podré olvidármela, porque sentí que alguien me dictaba muy bajito cómo hacer para que ellos captaran las ideas. Fue maravilloso ver cómo los chicos querían más.
Por otro lado, llegar a vivenciar lo que es un proyecto colaborativo entre dos turnos, la conexión, el entendernos a la distancia, la camaradería y el producto final, o sea, haber palpado lo que muchas veces se lee en cientos de libros que hablan de "hacer" y que muchas otras creemos que es imposible.
Gracias a todos los que participamos!!!

Bibliotecari@, Andrea.- dijo...

La receta perfecta: COLOMBO, Rosana_ RIVERA, Mónica_ RODRIGUEZ, María Laura + los chicos de cuarto y sexto.

Bibliotecari@, Andrea.- dijo...

Pienso en este fin de año como un fin de ciclo.
Me gusta cada año en la escuela.
Siempre igual, siempre distinto...
De a poco me encuentro construyendo lazos entre grandes y chicos. Sin darse cuenta dan lo mejor de sí. Tal vez porque unos se ven en la mirada de los otros. Hay tantos que se brindan sin esperar nada a cambio que otros tantos se suman. Y los atrapa una especie de contagio donde cada uno quiere sumar lo mejor que sabe hacer. Y los días pasan. Y lo que se pensó cuadrado resultó redondo. Y creció y se perfeccionó. Y a cada ocurrencia muchas voces dijeron que si.
Llegaron las tormentas.
Siempre las hay!!!
Supongo que las atravesamos lo mejor posible. Insisto creo en nuestros alumnos. Los respeto. Espero sus tiempos. Confió en mi grupo de pertenencia. Los respeto a ellos también por ser tan humanos y valiosos en esa niñez desvalida y por momentos en situaciones insoportables para cualquier ser humano.
Se los dije a muchos personalmente. Hoy me llevo en la memoria un día especial en la escuela 4. Hacía rato que no veía chicos con la camiseta de la escuela tan involucrados, con la risa a flor de piel y buscando perfeccionar todos los detalle del proyecto que presentan mañana. Vi pasión en sus ojos. Eso me llena de orgullo. Están listos para esta vida dura y cruel que les tocó vivir. Y muchos de ellos son ejemplos de trabajo y tesón.
Cuánto deben aprender de ellos, algunos adultos.
Borges, intenso.
Borges, difícil y laberíntico. Entendió la escuela 4. Y nos unió.

Deseo que estos chicos me permitan, el año que viene, seguir acompañándolos cada día.
Aprendiendo juntos.
Al igual que deseo alejarme profundamente de todo aquello que no sume a la hora de pensar en lo importante: nuestros alumnos!