lunes, 25 de agosto de 2014

Cómo nacieron las estrellas Clarice Lispector

Portada Ilustraciones de José Esteban Martínez. Traducción de Eduardo Langagne. México, Ediciones SM, 2004. 
 Colección El Barco de Vapor; Serie Naranja. Recomendado a partir de los 9 años. 

Doce historias. Una leyenda para cada mes del año. 

 Enero, el primer mes, se inicia con la leyenda que da título al libro y allí descubrimos cómo los curumines (así llamaban los indios a los niños) se convirtieron en estrellas. Ironía, humor y guiños cómplices con el lector —a través de los cuales la escritora deja entrever reflexiones y pensamientos— son las características de estas historias: "Por mi parte, tengo que decirles a ustedes que las estrellas son más que niños, son más que curumines. Las estrellas son los ojos de Dios vigilando para que todo vaya bien. Que todo vaya bien para siempre. Y como se sabe, siempre no acaba nunca". En junio descubrimos por qué los animales han perdido el don del habla y ya no pueden comprenderse ("Una fiesta en el bosque"). En septiembre, la narradora se atreve a contarnos, como si se tratara de un secreto que teme develar, a qué le tiene miedo ("De lo que tengo miedo"). En diciembre, último mes del año, tenemos la última historia que es, también, la primera. "Una leyenda verdadera" narra el instante lleno de dicha y felicidad que significa el nacimiento de un niño (en este caso, del niño Jesús). La vida se renueva en cada nacimiento y hace comenzar al mundo por primera vez. Ahora, entonces, es tiempo de festejar el Año Nuevo y, por qué no, dar vuelta la página para dar comienzo a una nueva lectura.


1 comentario:

Bibliotecari@, Andrea.- dijo...

Gracias al profe Matías y a su hermano quién nos trajo el libro desde México!!!!!!!!