martes, 30 de octubre de 2012

Y llegó otro más...

Cuando los rayos del sol apenas bostezan, me quito las pantuflas,  me
calzo los zapatitos de cristal y logro transformarme de pies a cabeza.
Aun con un bostezo gigante que va tironeándome del hombro intentando
convencerme de que me quede en casa, voy dando tirones, hasta lograr
salir y respirar el aire fresco de la mañana.
Tomo la avenida, y con los ojos un tanto dormidos todavía, disfruto
del canto de algún pajarito que aprovecha que todavía no lo aturden
los bocinazos y las frenadas que le indican que el día en la ciudad,
ha comenzado, obligándolo a refugiarse callado, tragando sus ganas de
seguir cantando.
En una de esas, encuentro, o no, bah, lo hago casi casi por inercia,
doblo de repente por Quinquela y me dejo llevar; el cristal de los
zapatos va apretando para que me enderece y me predisponga a la tarea:
allá voy!!
En una de esas...Ohh!!! ya despierta, algo me dice que equivoqué la
ruta. Donde antes decía Quinquela Martín, ahora dice: 
 
 MAR DE LAS TAZAS
LIBRES. 
 
 Un hada con anteojos y un libro en la mano, me coloca un delantal
blanco como la nieve y me hace pasar, con un gesto demasiado amable ,
para los tiempos que corren, a su palacio. En un cartel luminoso que
prende y apaga constantemente se puede leer:
 
                   PALACIO MARINA
                        MANDARINA... 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 Mmmmmme cuenta que no está sola, que si la acompaño, me llevará a
hacer un recorrido, pero antes, me invita a tomar un tecito a
TORTISLA, y más tarde, pasaremos juntas a buscar a cientos de blancas
palomas por CONEJISLA, un lugar, en donde habitan muchos ARGENCHICOS,  
y una vez que los tengamos a todos, pasaremos por MAR A FAVOR, , y si le
ponemos mucho pero mucho amor, lograremos hacerlos habitar siempre, en
un mundo en donde puedan vivir con libertad y ser muy felices.
Me encantó la idea, pero recuerdo que debo devolver mis zapatos cuanto antes...
me apretan un poco y extraño mis pantuflas...
voy a preguntar si mañana me los prestan otra vez, esto de viajar es lo mío... 
 
PD: antes de llegar otra vez a la avenida, desde la copa de un frondoso 
árbol de la isla ESTAMOS UNIDOS, oigo cantar al pajarito que
todas las mañans se refugia. Dice que ahí, la gente le permite volar y
cantar tranquilo. 
 
Estoy convencida, la escuela, es lo más.
 
                            Seño Rosana colombo , primer grado T. m.

6 comentarios:

Bibliotecari@, Andrea.- dijo...

Sublimeeeeee

Seño Rosana 1*"A" dijo...

Graaaacias seño. Usted propone y vio...uno se esfuerza y se esfuerza y retuerce y retuerce las neuronas y bueh, algo sale.

andrea dijo...

divino!!

Bibliotecari@, Andrea.- dijo...

te invito en la semana a grabarlo :)

Elizabeth dijo...

Genial seño Rosana.... usted se que retuerce. Adoro trabajar en la 4 ¡Como voy a llorar cuando me despida!!!

Seño Rosana 1*"A" dijo...

Graaaacias chicas!!!