lunes, 5 de septiembre de 2011

Hace mucho que no escribimos...

...para ir poniéndonos en tema en el mes del Maestro...



Ya saben, se reciben cartas, 

poemas, cuentos, historietas, relatos breves, micro ficción...


9 comentarios:

MONICA BERARDI dijo...

La Maestra




Tan buena como mi vieja
y como ella nerviosa,
de las que agrandan las cosas
y que por nada se quejan.
Tenía entre ceja y ceja
esa cuestión del aseo
y en lo mejor del recreo
revisaba las orejas.

Decía que un pajarito
al oído le nombraba
los niños que conversaban
cuando salía un ratito.
Y si un grandote de quinto
armaba la tremolina,
parecía una gallina
cuando tiene los pollitos.

Nos tomaba la lección
siguiendo el orden de lista
y obligaba con la vista
a seguir con atención;
Yo era medio remolón
porque andaba por la "G"
y cien veces me chasquié
al preguntar de a traición.

Se pasaba todo el día
prometiendo malas notas
y que en vez de la pelota
estudiaran geometría.
Era mujer... ¡que sabía
de un golazo de boleo!...
por eso es que en el recreo
los muchachos se reían....

Pero un vez se enfermo
y mandaron la suplente
que enseñaba diferente
y hasta un día de "usted" nos trató;
Y nosotros ...¡qué sé yo!...
sería mejor maestra
pero fieles a la nuestra
declaramos el boicot.

Y cuando vino al grado
después de la enfermedad
nos pusimos a gritar
que casi la desmayamos
y cuando vio tantas manos
que la querían tocar
de floja se echó a llorar
y nosotros la imitamos.

¡Ah! ¡Pobre maestra mía!
¡cómo estarás de vieja!...
Revisame las orejas
soy un chico todavía.
No sabes con que alegría
quisiera volverte a ver:
no me vas a conocer
pero entonces te diría:

Yo ocupaba el tercer banco
al lado de la ventana
el que abría las persianas
cuando el sol no daba tanto.
El que se ahogaba de llanto
el día que te dejó
y que nunca te olvidó
y es por eso que te canto.

Vos sos la dulce canción
de la edad que ya se fue
hoy he venido otra vez
para darte la lección:
Preguntame de a traición
maestra del cuarto grado
que cuanto me has enseñado
lo llevo en el corazón...



de Mónica Berardi, 4ºD TURNO TARDE, en homenaje a todos mis colegas, felicidades...!!!!!!!!!!!!!

Bibliotecari@, Andrea.- dijo...

Avellaneda, 21 de abril de 1973


Señorita Carolina:

Hoy quiero decirle (a través de la mano de mi mamá), lo linda que está. Adoro verla de trajecito color arena y taquitos del color del trigo, además, siempre con ese olorcito a gardenia en su cabello. Sabe que, seño, siempre me estiro y me pongo en puntitas de pie cuando usted ve mi cuaderno, con tanto esmero y preocupación, para poder apreciar mejor esa fragancia que me envuelve y me permite atesorar la sonrisa que me entrega junto con mi cuaderno, ese llenooo de patitas de moscas… que intentan ser esas letras tan redonditas que dibuja en la pizarra todas las tardes. Y su voz, seño, que placer escuchar ese sonido melodioso cuando nos lee una historia, nos presenta un número o nos pide que usemos nuestro asiento y no elevemos el tono al hablar.
Sabe seño, hoy, siento que la voy a querer toda la vida. Y sabe que más… ojalá sepa que, hoy también, decidí ser como usted. Dios quiera y me salga…

Andrea ☺


(La de pelito corto en el tercer banco individual - se acuerda me cambió porque terminaba rápido
y hablaba mucho.)

Seño Rosana 4*B TM dijo...

Papi, papi,quiero ir a la escuela, no importa que el rìo haya crecido; nos ponemos las botas, por favor, por favor, necesito ir a la escuela. No me digas que no voy a poder ir, la Hna. me espera, tengo que aprender algo nuevo, pasè todas las hojas, hice la letra con regla, mirà. Viste que como soy zurda la letra muy bien no me sale, y pasè toooodas las hojas. !Què me importa el agua que està afuera, yo tengo que ir al cole, si no voy, no voy a tener asistencia perfecta!!! -
- Bueeeenos dìas, hola Hermana!!! Ahhh ¿Què no vino nadie???
Què bueno, son los dìas que màs me gusta, siento que el cole es todo mìo, todo mìo, puedo entrar a todas las aulas, recorrerlas, leer todas las làminas, saltar las baldosas, caminar por el patio y pensar, que no hay otro lugar màs lindo para estar!!!

Y asì, me quedè, y cumplo mi sueño dìa a dìa, dìa a dìa llego con la misma sonrisa que hace màs de cuarenta años llevaba al colegio...Hoy entro con la felicidad de un niño, y la esperanza de una adulta que cree en la educaciòn: Buenos Dìas, què lindo es llegar.

Bibliotecari@, Andrea.- dijo...

Teacher's Prayer
Author Unknown

Lord, Please help me,
To strengthen their voices,
bodies and minds,
To express their feelings and
control them sometimes,
To explore what's near
and venture afar,
But most important to love
who they are.

Andrea Inglés.-

Anónimo dijo...

Mi seño de primer grado, alla en el año 1975, se llamaba Ana María, era de cabello largo, oscuro, amplia sonrisa y manos que sabían acariciar, secar lágrimas, dibujar y escribir. Ella me hizo uno de los mejores regalos de mi vida: me enseñó a leer y escribir. Me dió la llave para entrar a un mundo mágico, maravilloso. Me acuerdo como si fuera hoy del libro de lectura "Mi amgigo Gregorio", Gregorio era un tigrecito y yo lo llevaba a todos lados. Gracias seño Ana María. Besos Andrea

Luisa, la Dire dijo...

De mis maestras, a la que más quise fue a mi Señorita Susana, de Primer Grado. Es raro, pero nunca supe mucho de ella. Sólo que era muy dulce y que siempre nos sonreía.

Sí me contaron que la Señorita Susana iba a tener un bebé. Me lo dijo mi mamá, cuando me dio la plata que las Señoras de Cooperadora estaban juntando para hacerle un regalo.

Un día faltó y vino a darnos clase la Vicedirectora. Tenía cara de seria y de mala, tanto que me puse a llorar.

El bebé nunca llegó. La Señorita Susana nunca pudo ser mamá.

Yo era chica, pero supuse que ella
también iba a llorar cuando volviera, como yo ese día, con la Vicedirectora. Seguro se sentía triste, porque su bebé había muerto.

Tempranito una mañana, mi maestra
apareció en la fila. Nuestras mamás nos habían dicho que nos teníamos que portar muy pero muy bien, para no ponérselo más difícil a la señorita.

Estábamos todos mudos y nerviosos.Cuando entramos al aula, la Señorita Susana nos miró, se quedó callada un rato, seguro nos vio la cara de susto. Después sonrió. Y fue como si el pizarrón se llenara de dibujos de golpe. Mi miedo se fue volando lejos, por la ventana del aula.

Pobre, nunca, jamás, le vimos otra cosa que no fuera su hermosa, dulce, amplia, cálida sonrisa de todos los días!!

Después de muchos años, la Señorita Susana fue Directora. Pero esa es otra historia.

A mi maestra, que me enseñó la
importancia de regalar sonrisas y que ahora debe estar acunando a su bebé en alguna parte, yo desde acá le quiero decir que todavía la recuerdo y que le deseo un HERMOSO DÍA DEL MAESTRO.

Bibliotecari@, Andrea.- dijo...

El viernes nos hablamos. Estamos preparándonos para el día del maestro

Seño Rosana 4*B TM dijo...

Muy adentro de este envase que parece ser irrompible, habita un remolino de emociones.
Siento que soy como un mensaje en una botella arrojada al mar, lleno de interrogantes y curiosidad por saber a què orilla llegarè y quièn serà el que me encuentre.
Creo que sentir la plenitud perfecta que puedo percibir cada mañana al entrar a mi màgico rincòn, es un regalo de la vida.
No es "el paraìso, ni una Isla en el Caribe, ni un viaje extraordinario", es simplemente un aula, que lleva mi impronta, que puede contar todo acerca de mi: un poco desordenada, un tanto sui generis, llena de cosas que quizàs nunca utilice. Creo que tiene perfume a vida; ni desidia ni museo, sino a lugar en donde se vive y por ende, no puede ser perfecto.
No sè si tuve la suerte o la desgracia, de no saber jamàs lo que era un aula silenciosa en donde todo el mundo dice que si y obedece, puedo comprender a aquellos que pasaron por esa experiencia y hoy se enfrentan a la subjetividad de cada alumno y no sabe què hacer con eso...Sì, lo vivì, vivì horas en una instituciòn en donde el menor ruido era sinònimo de apercibimiento y aunque tengo a esa instituciòn en mi corazòn, detesto esa situaciòn porque el silencio nunca fue amigo mìo.
Serà por eso que vivo cantando, bailando y demostràndole a quien quera, que regalando sonrisas y contagiando energìa, se le puede decir al oìdo al alumno: Sè feliz, expresate, volà alto sin moverte de tu lugar, volà con los sueños, alcanzalos y en el medio segui construyendo otros y no dejes nunca de volar, porque quien llega a puerto, està viviendo otra etapa de la que no se regresa.



Hoy soy madre y puedo en algùn punto entender a la señorita Susana, maestra de Luisa. Sin conocerla puedo quizàs comprender, que aunque la naturaleza no le permitò acunar sangre propia, pudo haberse llenado de las miradas, las sonrisas, los te quiero, los llantos y caprichos de quienes ocupaban su aula.


FELIZ DÌA PARA TODOSSSSS!!!!

Anónimo dijo...

Bendición de dragón -Gustavo Roldán

Que las lluvias que te mojen sean suaves y cálidas
Que el viento llegue lleno del perfume de las flores
Que los ríos te sean propicios y corran por donde quieras navegar
Que las nubes tapen el sol cuando estés solo en el desierto.
Que los desiertos se llenen de árboles cuando los quieras transitar.
O que encuentres esa planta mágica que guarda en sus raíces el agua que hace falta.
Que el frío y la nieve lleguen cuando estés en una cueva tibia.
Que nunca te falte el fuego.
Que nunca te falte el agua.
Que nunca te falte el amor.
El fuego se puede prender.
El agua puede caer del cielo.
Si te falta el amor no hay agua ni fuego suficientes para seguir viviendo.

con amor para todos los docentes y en especial a los de la 4 del 4.
Ale Del Bueno, cuentacuentos