viernes, 27 de mayo de 2011

Te invito a escribir durante el finde...



Ya sabés, como siempre, recibo poemas, cuentos cortos, cartas...o el formato que se te ocurra.

Sólo te pido que dediques un poquito de tu tiempo a escribir. 

Acordate, la escritura es una de las pruebas más concretas de nuestra existencia.-


¡Mi escritorio virtual o de roble, espera!

12 comentarios:

LuLi dijo...

Como esta es una escuela muy matera, se me ocurrió ser parte de la cultura institucional:

MATE

No tengo verbo, pero conozco de un lenguaje milenario sin letras ni estilos que rasguñan la arcilla.
Le espeté mi verdad al primer degustador apresurado. De paso, tanteaba el pulso de quien me vertía su alma.

Espumoso, le suspiré un "te quiero" al amor escondido y fui primer testigo de unos besos secretos, a través del fragil hálito de la bombilla cómplice.

Me reí a borbotones amargos y verdosos de una suegra no domesticada, mientras guiñaba un ojo burbujeante a la mano de la prometida.

En rueda de amigos, me puse dulce para sellar el pacto de la entrega.
Con miel, me calcé un traje de novios de camino al altar. Amargo, rompí más tarde los votos.

Hirviendo odié, con café perdoné y lavado insinué mi rechazo. Con toronjil, disgusto. Frío de indiferencia. Estima con leche.

Cuántos intérpretes en cada ronda humeante. Cuánto pueblo y cuánta cercanía. Qué paradoja que quien, como yo, nada sabe de lenguas, navegue de boca en boca para decir en su mudez mucho más que las palabras.

La Dire.

Bibliotecari@, Andrea.- dijo...

Yo, les dejo una carta...porque me imaginé mujer, mujer de antes. Y me imaginé sentada y a la espera...


San José, 12 de abril de 1862

Amado José:

Las araucarias viven, viven en mí José. Hoy salí a ver nuestras tierras, caminé por la calle de las magnolias. Abrí mi sombrilla blanca de encaje de Bruselas y me encaminé hacia el lago en la volanta. Recordé haber dejado el dulce a medio hacer, pero me tranquilicé cuando recordé que las chicas estaban en el patio del parral y seguramente sentirían el olorcito de las confituras (esas que tanto te gustan). Mis pensamientos van hacia la sala de los espejos, donde nuestros momentos son sólo nuestros.

Pienso que otros tiempos y otros lugares están destinados para nosotros en otra vida, mi amado. Éstos, los que nos tocan vivir, a veces son desoladores y otros intensos y permanentes.

Mi mente observa mis perfumeros, las finas telas, mi cocina, mis cuadros, mis enseres, mis tejidos, mi hermoso templete, mi jaula preciada con todas las aves que traes de tantos exóticos lugares, el piano, el arpa, todo es mío menos lo que más quiero. Lo que más quiero, José, debo compartirlo con la Patria, el poder, los indios, el miedo, la inmensidad, las otras, los campos…

Todo es mío, menos lo que más quiero y a veces siento que las araucarias viven en mí.

Aún así, te espero mi amado, te espero, sentada en esta banca…, en este instante y siempre.

D.

Seño Rosana 4*B TM dijo...

Me han dicho que no por aquì tantas veces; ellas con blanco delantal tan felices. Yo, queriendo hacer un gol a cada paso...Què estupidez saber las tablas, leer historias encerradas en hojas acartonadas.
Ellas me decìan no hagas eso, el afuera es tan distinto, aquì te decimos que para el afuera tenès que aprender las tablas, hacer las cuentas, dibujar a la perfecciòn todas las letras.
La pelota, señorita, devuèlvame la pelota...Me dijo que no tantas veces.
Te dije que ibas a romper eso...te dije que no lo hagas. Vamos a ver a dònde vas a llegar con la pelota. Ni siquiera leès de corrido dos palabras. La pelota, no, no, la mùsica, no, no.
Contestame bien - Què es contestar bien, còmo sè còmo se contesta bien...¿La pelota no? Los libros, el cuaderno, la tinta que se escapa. ¿Què haga los deberes? ¿Con quièn? ¿Si tomè el desayuno? Creo que si...¿No hay otro alfajor?
Ellas tan arregladas y pintaditas, lucen blancas y perfectas, dicen lo que si y lo que no, pero lo que no ¿Por què no?
Quiero volver...los libros, esos que desparramè por la mochila y ella tan arreglada y tan perfecta me decìa que no tire...que no arrugue, que lo cuide.
Quiero un muy bien muy grande en lo que haga, con carita feliz por el camino, quiero que me pasen la mano càlida, con las uñas arregladas y el aroma a crema recièn puesta.
Quiero pisar baldosa por baldosa, salir al recreo y encontrar el màstil y tocarlo, quiero ponerme firme frente al himno y reirme un rato cuando no me miran. Quiero portarme mal y que me reten, que me expliquen que tengo que hacer para la vida.
Quiero volver a olerte escuela, porque el olor de la vida muchas veces, me defrauda.

Anónimo dijo...

Me llegó este mail y me pareció interesante compartirlo con todos los lectores del blog, y así participar en la propuesta de Andrea.

"Fórmula para crecer" por Pilar Sordo (psicóloga y escritora chilena)
Mi percepción a medida que envejezco es que no hay años malos. Hay años de fuertes aprendizajes y otros que son como un recreo, pero malos no son. Creo firmemente que la forma en que se debería evaluar un año tendría más que ver con cuánto fuimos capaces de amar, de perdonar, de reír, de aprender cosas nuevas, de haber desafiado nuestros egos y nuestros apegos. Por eso, no debiéramos tenerle miedo al sufrimiento ni al tan temido fracaso, porque ambos son sólo instancias de aprendizaje.
Nos cuesta mucho entender que la vida y el cómo vivirla depende de nosotros, el cómo enganchamos con las cosas que no queremos, depende sólo del cultivo de la voluntad. Si no me gusta la vida que tengo, deberé desarrollar las estrategias para cambiarla, pero está en mi voluntad el poder hacerlo. “Ser feliz es una decisión”, no nos olvidemos de eso.

Es para reflexionar, ¿verdad?
Mónica, seño de sexto turno tarde

Seño Rosana 4*B TM dijo...

Esto es una tentaciòn. En primer lugar: Direeeeeee, aplaudo paradita frente al monitor.
Como decìa Doña Petrona, lo que acabo de leer es un "PUEEEMA", pero un "puema" leerlo.
Quedè maravillada, me corriò asi como una ola de frescor por la espalda, cuando mastiquè palabra por palabra, y al tragarlas tuve la grata sensaciòn de estar en las viejas ruedas de amigos, donde el mate siempre fue uno màs, silencioso, atento, acomodado a la ocasiòn; dulce para quien lo quiera, amargo para quien lo elige, y en la escuela 4 diciendo siempre PRESENTE.
Hermoso, verdaderamente hermoso.

Seño Rosana 4*B TM dijo...

Seño Andrea, què le puedo decir?, que llorè, ya lo sabe, porque si tengo una pèsima cualidad, es esa, la de llorar por lo simple, por lo cotidiano.
San Josè, ese pueblo que encierra tantas cosas. Para mì, centenares de recuerdos y para usted, tambièn creo.
¿Me cree si le digo que al leerla me la imaginè vestida con un hermoso vestido lleno de puntillas color beige y un abanico en la mano, muy florido por supuesto, adornado por sutiles y pequeños no me olvides pintados por vaya a saber quièn.
Seguramente antes de sentarse, se habìa lavado las manos, y una servicial dama de compañìa, le habìa alcanzado una fina toalla de hilo bordada con sus iniciales.
¿Me cree?
Una maravilla, una obra de arte la carta.

Seño Rosana 4*B TM dijo...

Seño Mònica ¿Còmo va? Què lindas èpocas las de la tarde, hace mucho y hace tan poco. Depende como uno lo mire.
El tiempo, tambièn es una cuestiòn de decisión, porque una cosa es ese vil objeto que inventaron los hombres para que todos suframos imposibilitados para detenerlo, y otra cosa es el tiempo que tenemos en el alma.
La edad del alma tambièn podemos adecuarla, planificarla, pensarla, endulzarla. Elegir tener la edad que uno tiene con la dignidad de ponerse de pie y vivir la vida, tambièn es una elecciòn. Aprender a acariciarnos las arrugas y mostrarle al mundo que en cada pliegue hay un momento o varios momentos dignos de ser exhibidos, tambièn es una desiciòn.
Gracias por traer esas bellìsimas palabras, como verà, hice la tarea y reflexionè.
UN ABRAZOTE, Seño Mònica, se la extraña.

Bibliotecari@, Andrea.- dijo...

Chicas, qué bueno escuchar sus voces a través del blog.

Dire, por supuesto, me encantó la forma de llevarnos de paseo al mundo de los amantes del mate y sus significados, qué manera de escribir!!!!; hola, Moni, escuché hablar de doña Pilar, pensadora chilena, y creo fervientemente que “Ser feliz es una decisión”, y que , aunque algunos años sí se presentan malos, podemos hacer mil cosas para que se transformen en buenos; seño Rosana, usted sabe que adoro algunas partes de nuestra historia y me creo capaz de haber sido mujer de algún hombre de mayo en otra vida, jajajjaja, me gustó mucho su texto, me llevó a releerlo varias veces, sabe por qué, porque en realidad no creo que la vida defraude...a veces hay que saber esperar, la vida la puso en el lugar correcto, a la hora correcta para volver a iniciar el ciclo y poner un "muy bien muy grande (...), con carita feliz..."

Andrea dijo...

Me siento..me paro...camino dos pasos para un lado, tres para el otro...me vuelvo a sentar. Pienso que mi delantal se va a arrugar, que los zapatos no tienen el brillo necesario, me acomodo el pelo. Las manos me transpiran...estoy tan nerviosa, mi primer día como maestra titular. Miro a mis compañeras saludarse como viejas amigas...claro ellas se conocen, yo soy "la nueva". Alguien se acerca,su delantal impecable...su sonrisa amistosa, su tono de voz cálido al presentarse, su interés por mi sincero y es en ese preciso momento que sentí que esa y solo esa era mi escuela.

Elsa, (docente jubilada en ejercicio virtual) dijo...

ANDREA
NO ESTOY INSPIRADA PARA ESCRIBIR
PERO TE ENVIO UNAS PALABRAS DEL GRAN FEDERICO



Discurso de Federico García Lorca al inaugurar la biblioteca de su pueblo

Medio pan y un libro :_

Medio pan y un libro.

Alocución de Federico García Lorca al pueblo de Fuente Vaqueros (Granada) en septiembre de 1931:

"Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. «Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre», piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.

"Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.

"No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

"Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?

"¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: «amor, amor», y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: «¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!». Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

"Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: «Cultura». Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz".

LuLi dijo...

Chicas, no saben lo lindo que se siente trabajar con gente que comparte sensibilidades!
Beso, Luisa, la Dire.

Seño Rosana 4*B TM dijo...

Seño Andrea, intentè tomar la voz de un ex-alumno cualquiera. Porque muchas veces aquellos que màs se rebelan al cole, aquellos que tardan en entrar por las mañanas, los que no quieren saber nada con las mìnimas reglas del colegio, a veces, despuès de que egresan, estàn en la puerta mirando lànguidos para adentro. Nos saludan con muchìsimo afecto, pereciendo querer volver.
En algunos se puede ver la sonrisa del triunfo, un secundario comenzado y alguna que otra esperanza, pero otros miran con tristeza dando la sensaciòn de que extrañan un montòn.
Besitos.