martes, 17 de agosto de 2010

Hoy te invito a escribir...


glitter-graphics.com

Podés enviar tus escritos en el formato que desees: cartas, poemas, cuentos breves, frases...

Espero tus palabras.-

16 comentarios:

Seño Rosana, 7* TM dijo...

Detenerse a escuchar el sonido del silencio, puede provocar el maravilloso encuentro entre el apuro cotidiano y los susurros del alma.
Detenerse a mirar las cosas a travès de la ventana de la vida, puede provocar la espectacular aproximaciòn con el niño que nunca dejamos de ser.
Es un momento màgico, peligroso, encantador, lleno de coraje, porque hay que estar muy preparado para escuchar esos susurros que acallamos con el apuro diario, porque puede que no nos gusten las palabras que el alma tenga guardadas para nosotros... Hay que atreverse, porque pueden marcar un nuevo comienzo, una oportunidad para comulgar con uno mismo cada dìa y esa, no es una tarea fàcil.

brenchuu dijo...

Que lindo lo que escribió profe.Muy lindas palabras.
mis felicitaciones.CYBERBESOS

brenchuu dijo...

SEÑO BIBLIO SE PUEDE ESCRIBIR Y DEDICAR PARA ALGUIEN?

Barberán Zangaro dijo...

Aquí les dejo mi microficción

Miro por la ventana, siempre la misma vista. Siempre la misma mirada.
Miro hacia afuera y me veo, enfrente, mirando hacia fuera. Nunca sabré si mi ventana es un espejo o un sueño.

Bibliotecari@ dijo...

Por supuesto. La escritura es libre.-

brenchuu dijo...

HACE UN AÑO Y MEDIO CONOCÍ A UNA PERSONA A LA CUAL QUIERO MUCHO Y HASTA EL DÍA DE HOY ES UNA PERSONA MUY IMPORTANTE EN MI VIDA:SE LLAMA ROSANA COLOMBO Y ES MI PROFESORA DE PRACTICAS DEL LENGUAJE.TODO COMENZÓ EL DÍA MARTES 10 DE MARZO DEL 2009 A LA 1 DE LA TARDE,ENTRÓ POR LA PUERTA DEL AULA UNA MUJER CON UNA VOZ GRUESA PERO DULCE,DICIENDO"BUENAS TARDES",SE PRESENTÓ Y DIJO QUE IBA A SER NUESTRA PROFESORA DE PRACTICAS DEL LENGUAJE.
LO PRIMERO QUE HICIMOS CON ELLA FUE COPIAR UNA POESIA QUE DICTÓ
DE MARIO BENEDETTI TITULADA "LA GENTE QUE ME GUSTA".
AL PRINCIPIO TODOS CREIAMOS QUE ESTABA LOCA,PERO A MEDIDA QUE FUE PASANDO EL TIEMPO TODOS LA EMPEZAMOS A QUERER Y DEMASIADO.ALGUNOS COMO LA QUERIAN TANTO Y LA SIGUEN QUERIENDO LLEGAN AL PUNTO DE QUERER LLEVARSE LA METERIA PARA POER VERLA EN LAS VACACIONES DE VERANO.
ESE NO ES MI CASO YO HE HECHO COSAS MAS SENCILLAS PARA PODER VERLA 5 SEGUNDOS COMO:DECIR QUE TENÍA QUE IR AL BAÑO,O IR A BUSCAR UN LIBRO A LA BIBLIOTECA(AUNQUE A VECES ERA CIERTO).
POR ESO ESTE AÑO Y YA LO HE DICHO, QUE SI PASO DE AÑO,VA A SER MUY DIFICIL ADAPTARME A TENER A OTRA PROFESORA EN PRACTICAS DEL LENGUAJE,PERO IGUAL YO SÉ QUE LA VOY A PODER IR A VISITAR A LOS CURSOS EN LOS QUE ESTA.ADEMAS ME VOY A LLEVAR LOS MEJORES RECUERDOS QUE COMPARTÍ CON ELLA A LO LARGO DE ESTOS 2 AÑOS.
BESOS

brenchuu dijo...

ESPERO QUE LES GUSTE.

Seño Rosana, 7* TM dijo...

Si Brenda, podès escribir lo que quieras y para quien quieras.

Seño Rosana, 7* TM dijo...

Marianito, un dìa tenès que regocijarnos con uno de tus escritos para colgarlo en el blog. Porfi

Bibliotecari@ dijo...

Preciosos textos: Rosana, Mariano y Brenda.-

Bibliotecari@ dijo...

Esa ventana deja ver el río, aprendí a ver el río.
Es sereno, casi siempre. Envolvente, pródigo, a veces solitario y triste.

¡Según como sea tu cita con él!

Cuantos pensamientos se vierten por infinitos ojos que lo miran, cavilan sobre lo que fue o quizás lo que vendrá. Cuántas voces traduce el río y sus costas y sus árboles que se inclinan reverentes ante él.
Esas voces con ecos, con gritos y sus silencios. Eso, el río es silencio pero a la vez grito.
Me parece que ahí está, para esperar voces. Para escuchar y ser escuchado.

Una vez vi un río, un río manso.

Fue manso por mucho tiempo. Natural. Callado por momentos y tempestuoso por otros.
Respetado por las personas ni hablar de otros seres vivos. En ese respeto recibido se brindó por completo: compañía, saciedad de hambre y sed, luces y sombras, calidez, amistad.
A su paso encontró sed… sí, sed de riqueza, de ambición, de intolerancia y egoísmo.
No entendió y se enfermó.

Y se encontró desamparado. Y se encontró con un pueblo.
Comenzó entonces a recuperar la fe en el hombre. En ese que valora lo propio, el equilibrio, la calidad de vida y el bienestar. Su desamparo parecía tener otra cara. La cara del que lucha por lo social, sin susto por el que dirán o las represalias, sin miedo por los que deberían hacer y no hacen pero seguramente critican, con el valor propio de la gente de tierra adentro, conocedores de todo lo importante que nos brinda la naturaleza y que además son humildes de corazón para enseñarles a aquellos que se han endurecido en la búsqueda de lo material que los reconforta, sin medir lo que llega a corto o largo plazo y que afecta a todos. ¡A todos! Sin distinción. A todos los habitantes de ese río. De una orilla y de la otra. De ese río que aprendí a ver por una ventana algunas mañanas de mi vida cuando me encuentro allí . Ese río que me acuna, me escucha y entiende como a uno más de los hermanos de su tierra.

Una vez vi un río, un río manso y un pueblo honrado.

brenchuu dijo...

GRACIIIIIAS SEÑO BIBLIO.ME SALIÓ DEL CORAZÓN

Anónimo dijo...

Te espero...aún sabiendo que no vas a venir...me queda el recuerdo de lo que fué, de lo que vivimos, ratos robados...miradas cruzadas...esa mirada que me hacia creer que todo lo podía, que era invencible...no lo fuí,te fuiste y no volviste...pero aún así te espero...
Andrea

Seño Rosana, 7* TM dijo...

Brenda, me encantaron tus palabras. Me encantan y a la vez me asustan, porque me parece increìble despertar tanto cariño. Todo lo que hago lo hago por amor a lo que elegì y no sè si merezco tanto.
Un abrazo.

Seño Rosana, 7* TM dijo...

Compartimos el amor por ese rìo, lo conozco, lo siento sobre mis pies, me permite verlos.
Es claro, transparente, càlido y a la vez refrescante en los dìas màs calurosos de verano.
Siento como me envuelve y me invita a sumergirme, a buscar entre sus aguas claras alguna piedra de formato extraño.
Siento como me llama a su orilla.
Pequeñas olas, casi imperceptibles bañan mi piel mientras hojeo un libro, mientras el sol nos hace compañìa.
Oigo el canto de los pàjaros y de sòlo pensar que algo los harìa callar me da escalofrìos.
Creo que en algùn punto compartimos esa ventana, aunque no sea la misma...
Vuelvo a mirar por ahì y comienza a sonar la canciòn que suelo entonar cada vez que piso esa tierra:
"El Uruguay no es un rìo, es un cielo azul que viaja, pintor de nubes camino, con sabor a mieles ruanas.
Los amores de la costa, son amores sin destino, camalotes de esperanza que se va llevando el rìo..."

Anónimo dijo...

Seño Alicia 4° TM dice...
....Una ventana,una ventanita, un ventanal, y ahí, esos ojazos que buscan un cielo de rosados vientos, el disfrute de una alborada que nos acaricia con los rayos del sol, un relámpago que cruza el cielo, la lluvia, el atardecer y,...la noche... ¿será? o la sonrisa que se dibuja por ver la llegada del ser esperado.
Ah! la ventana del aula, ¿por qué será que los niños disfrutan al asomarse por la ventana y ver hacia afuera? Y, enseguida se oye la voz de la maestra: ¡Niños, salgan de la ventana!...No le griten a las persona que pasan!... No tiren objetos por la ventana!¿Por qué será que a los niños les gusta asomarse por esa abertura del aula?